Escríbenos Dónde estamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Boñar reivindica su piedra

Publicado: 20 de Enero de 2015

Es el material que levantó León, la Catedral incluida. Desde hace 70 años, la misma familia gestiona la cantera de la que salió la mayor parte de la piedra del templo gótico. Ahora son las nietas del fundador la que la llevan

Los Aldeiturriaga de Boñar llevan explotando el yacimiento de «Sierra Redonda» tres generaciones. El abuelo Armando fue quien se asentó en la zona después de venir del País Vasco. Cantero de profesión, reabrió la histórica explotación de la que salió gran parte de la piedra de la Catedral de León y de un largo etcétera de nobles edificios. San Marcos, parte de San Isidoro, la Diputación, la Casa de Carnicerías...

Ángeles, Elba y Yolanda son las nietas del fundador. Las tres están ahora al frente de la empresa que gestiona la piedra de Boñar desde 1945. Oasa tiene nueve trabajadores y sus siglas son un homenaje a los familiares que contribuyeron a levantar el negocio. Las letras finales de sus nombres. La o del abuelo Armando; la a de su mujer, Ángela; la s de Carlos, que era el progenitor de Ángeles, Elba y Yolanda, y la a final de Margarita, hermana de su padre.

La piedra de Boñar es caliza y su calidad viene dada porque es de las pocas que admite pulido, como los mármoles, explican estas tres empresarias. A pesar del sambenito del ‘mal de la piedra’, repetido cada vez que existe un desprendimiento en la Catedral de León, su calidad está de sobra contrastada, según ellas. Con estudios y por su largo historial de obras, dentro y fuera de España, en las últimas siete décadas. Desde la sede del Banco Santander en la capital cántabra, la iglesias de Vegaquemada, San Claudio de León... hasta el último gran encargo que ejecutan: el Ayuntamiento de Malabo, en Guinea Ecuatorial.

La Pulcrha no tendría ese aspecto imponente, blanquecino, si no fuera por la piedra de Boñar, que fue utilizada por sus características y también porque fue de las de más fácil transporte hasta la capital en aquellos tiempos, que no son los de hoy.

«Pasa en todas las catedrales; lo que hay que hacer es gastarse el dinero en restauraciones», insiste Yolanda que, como sus hermanas, trata de llevar con «filosofía» una acusación que, a juicio de las tres, es infundada. «Estamos un poco hartas, la verdad». Y como prueba, hasta para la última restauración del castillo de Fontainebleau, en Francia, se llevó la llamada piedra de Boñar.

Aunque toda la atención se vuelva a centrar en su piedra, la Catedral arrastra desde el siglo XIII otra serie de deficiencias que tienen su origen en su estructura original. Así quedaron de manifiesto en el siglo XIX, cuando se inició su gran restauración. Su cimentación y también su arriesgada y atrevida estructura gótica. Cuenta Demetrio de los Ríos, que cogió el testigo de Juan Madrazo al frente de la restauración en 1880, que el uso de la piedra a lo largo de las distintas etapas constructivas no fue uniforme, sino que varió cronológicamente, «provocando la consiguiente desigualdad en la resistencia, según el tipo de material utilizado». Es decir, la piedra mayoritaria fue de Boñar pero también se utilizaron otras canteras, aunque ya en mucha menor medida.

Según recoge Ignacio González-Varas en su libro ‘La Catedral de León. Historia y restauración 1859-1901’, Demetrio de los Ríos estudió el proceso cronológico de la construcción del templo gótico y llegó a la conclusión de que, a lo largo de sus siete siglos, se emplearon hasta tres tipos. La primera, de color rojizo, pese a ser calificada por el arquitecto como la «más resistente y menos deleznable» en comparación con las usadas después, «no dejó de ofrecernos casos de fácil descomposición y escasa entereza», explicaba el arquitecto, que de todas formas la consideraba de gran importancia para la estabilidad de la estructura general debido a que, al ser utilizada en primer lugar, se aplicó en la zona baja de la Catedral, «que tenía que soportar las mayores presiones».

La piedra con la que se continuó la Catedral en el siglo XIV correspondió «al proceso constructivo de algunos de los pilares meridionales, las pilas torales con excepción de la noroeste, la totalidad de la fábrica exterior y la delicada y sutil labra de la tracería y maineles del ventanaje». Esta piedra, de color blanquecino salpicada con puntos amarillos, blanda y porosa en exceso, era mucho menos resistente que la rojiza anterior, lo que provocó, según el conservador, que numerosos sillares se vieran reducidos «ya no a barro, sino a tierra».

Por ú1timo, se empleó otra calidad de piedra de naturaleza más compacta, pero fina de grano, según De los Ríos.

Ángeles, Elba y Yolanda no entran en un debate técnico profundo, pero sí dan sus «razones» también, como que para la construcción del monumento leonés, por ejemplo, se utilizaron las capas más superficiales del yacimiento de «Sierra Redonda», «que son las peores», explica Ángeles. «En ésta y en cualquier cantera», remarca. «Hoy vamos a capas más profundas, que son mejores. Con ellas los problemas serían menos», insiste Yolanda. Al margen de la piedra, hay que tener en cuenta otros condicionantes, apuntan también, como las extremas condiciones climatológicas de León, con temperaturas muy bajas en invierno y mucho calor en verano. «Y que han pasado siete siglos», insiste Elba. Otro problema que se ha puesto sobre la mesa por los expertos en los últimos años es la contaminación, que algo también afecta.

En el fondo, lo que subyace en esta familia de canteros es no ser profetas en su tierra. Pese a todos sus males, la Catedral de León también es lo que es por la piedra de Boñar. «¿Por qué no hablan mal cuando se estropea una vidriera?», se pregunta Yolanda. «Es que son cosas muy antiguas», insiste.

Tan es así que en los últimos años apenas han tenido pedidos para su restauración. «Se nos valora más fuera que dentro; de hecho, seguimos viviendo de la piedra de Boñar en la tercera generación ya de esta empresa», remarcan casi al unísono las tres.

Los bloques de piedra que se sacan de los yacimientos se trasladan hasta las instalaciones de Oasa cerca de la estación de Feve de Boñar, donde se cortan y pulen. Allí son transformados en suelos, losetas, lavabos, chimeneas... Todo un amplio abanico de posibilidades.

Oasa ha iniciado el camino de la exportación. Su objetivo son los mercados de Rusia y Alemania. Allí empiezan a valorar la histórica piedra de Boñar.

Tu privacidad es importante para nosotros

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies analíticas, de personalización y publicitarias (propias y de terceros) para hacer perfiles basados en hábitos de navegación y mostrarte contenido útil. Recogeremos tu elección anónimamente. Haz clic en “Aceptar” ó continúa navegando para autorizar el uso de todas estas tecnologías, haz clic en "Configurar Cookies" para autorizar uno a uno los permisos. Para conocer todas nuestras cookiesconsulta este enlace

Configurador avanzado de cookies propias y de terceros
Aquí puedes modificar parámetros que afectarán directamente a tu experiencia de navegación en esta web
Cookies técnicas (necesarias)
Las cookies técnicas son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos o almacenar contenidos para la difusión de vídeos o sonido.
NombreOrigenFunción de la cookieDuración
wiggum_jwtQdqMediaAlmacena la identificación de la sesión del usuario en las aplicaciones de Qdq.15 días
csrftokenQdqMediaEsta cookie está asociada con la plataforma de desarrollo web Django para Python. Está diseñado para ayudar a proteger un sitio contra un tipo particular de ataque de software en formularios web1 año
sessionidQdqMediaIdentificador de sesión anónimo necesario para el correcto funcionamiento del sitio web.30 minutos
qdq_consentQdqMediaEsta cookie se añade en el momento de que el usuario ha aceptado el uso de cookies por parte del sitio web. Sirve para recordar la configuración establecida y evitar pedirle aceptación cada vez que ingrese en el sitio web.2 años
qdq_consent_sessionQdqMediaEsta cookie sirve para evitar pedir el uso de cookies, una vez aceptado, mientras navega por la web.session
_pk_ses*MatomoSe utiliza para ayudar a los propietarios de sitios web a rastrear el comportamiento de los visitantes y medir el rendimiento del sitio. Es una cookie de tipo patrón, donde el prefijo _pk_ses es seguido por una serie corta de números y letras, que se cree que es un código de referencia para el dominio que configura la cookie.30 minutos
_pk_id*MatomoSe utiliza para ayudar a los propietarios de sitios web a rastrear el comportamiento de los visitantes y medir el rendimiento del sitio. Es una cookie de tipo patrón, donde el prefijo _pk_id es seguido por una serie corta de números y letras, que se cree que es un código de referencia para el dominio que configura la cookie.13 meses
Cookies de analíticaCon tu selección no podemos ofrecerte una mejora continua en la experiencia de navegación.
Son aquellas que permiten el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de la página web para la elaboración de perfiles de navegación, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que se haga sobre la web.
NombreOrigenFunción de la cookieDuración
_gaGoogle Tag ManagerEsta cookie se utiliza para distinguir usuarios únicos mediante la asignación de un número generado aleatoriamente como un identificador de cliente. Se incluye en cada solicitud de página en un sitio y se utiliza para calcular los datos de visitantes, sesiones y campañas para los informes analíticos de los sitios.2 años
_gatGoogle Tag ManagerDe acuerdo con la documentación, se utiliza para reducir la velocidad de solicitud, lo que limita la recopilación de datos en sitios de alto tráfico.10 minutos
_gidGoogle Tag ManagerEEstablecido por Google Analytics. Se utiliza para distinguir usuarios.1 día
Cookies de publicidadCon tu selección pierdes la personalización de la publicidad.
Son cookies servidas y administradas por prestadores de servicios publicitarios y/o de análisis ajenos al responsable de este sitio web. Estas cookies permiten la gestión eficaz y adaptada a las preferencias del usuario de campañas publicitarias e informativas. Pueden almacenar información del comportamiento de los usuarios para desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función de sus intereses.
NombreOrigenFunción de la cookieDuración
_fbpFacebookUtilizado por Facebook para ofrecer una serie de productos publicitarios, como ofertas en tiempo real de anunciantes externos?
NIDGoogleGoogle rastrea a los usuarios ampliamente a través de sus propios productos y sitios, y las numerosas tecnologías integradas en muchos millones de sitios web en todo el mundo. Utiliza los datos recopilados de la mayoría de estos servicios para perfilar los intereses de los usuarios de la web y vender espacios publicitarios a organizaciones basadas en dichos perfiles de interés, así como para alinear los anuncios con el contenido de las páginas donde aparecen los anuncios de sus clientes.1 año
1P_JARGoogleEsta cookie lleva a cabo información sobre cómo el usuario final utiliza el sitio web y cualquier publicidad que el usuario final haya visto antes de visitar dicho sitio web.1 mes
CONSENTGoogleEsta cookie lleva a cabo información sobre cómo el usuario final usa el sitio web y cualquier publicidad que el usuario final haya visto antes de visitar dicho sitio web.20 años
frFacebookSirve para visualizar el botón de `me gusta` y mostrar el número de seguidores. También ayuda a Facebook a proporcionarle anuncios más personalizados, pero también a medir y mejorar los anuncios.3 meses
_bPinterestCookie para la funcionalidad de Pinterest.Continuo
_pinterest_sessPinterestEstas cookies permiten a los usuarios compartir imágenes a través de Pinterest / el botón 'Pin It', y Pinterest puede recopilar información estadística sobre el uso de su servicio.1 año
IDEDoubleClickSe utiliza por Google DoubleClick para registrar e informar las acciones de los usuarios en el sitio web después de ver y hacer clic en uno de los anuncios de los publicistas con el propósito de medir la eficacia de un anuncio y de presentar anuncios dirigidos al usuario.1 año
Cookies de personalizaciónCon tu selección no podemos ofrecerte una navegación y contenidos personalizados.
Estas cookies almacenan información del comportamiento del usuario obtenida a través del registro de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para ofrecer información comercial adaptada a sus gustos y preferencias. Almacenan información como el tipo de conexión, idioma, patrones de navegación o ubicación.
NombreOrigenFunción de la cookieDuración
_hjidAB TastyEsta cookie se establece cuando el cliente llega por primera vez a una página con el script Hotjar. Se utiliza para conservar la identificación de usuario aleatoria, exclusiva de ese sitio en el navegador. Esto garantiza que el comportamiento en visitas posteriores al mismo sitio se atribuirá a la misma ID de usuario.2 años
ABTastyAB TastyEsta cookie envía todos los datos de prueba (ID de visitante, ID de prueba y variante, marcas de tiempo).13 meses
ABTastySessionAB TastyEsta cookie nos permite identificar una sesión única. Nos permite determinar que una nueva sesión ha comenzado para un usuario determinado.Session
haz clic para copiar mailmail copiado